Directorio de blogs
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 2 de diciembre de 2011

Los tomates


Junto a la lechuga y al pimiento, los tomates fueron las primeras hortalizas que comencé a cultivar. Mis primeros pasos han sido en maceta, en balcones y terrazas, allá donde he ido, he tenido una tomatera en verano. Es un cultivo que no es demasiado fácil, aunque a priori lo parezca por su popularidad. Por mi experiencia padece bastantes enfermedades y la producción no siempre llega a ser lo que esperábamos, al sacar muchos de ellos con gusanos, con el "culo" negro y demás, pero la experiencia juega un papel vital y en cada cultivo controlamos más el resultado. Sin duda es una gran satisfacción ver crecer tus primeros tomates y lo sigue siendo después el recolectarlos y servirlos en la mesa.

Un poco sobre el tomate: Su nombre científico es Lycopersicum esculentum, y pertenece a la familia de las Solanáceas. Su ciclo de vida es de varios años, pero por nuestro clima la utilizamos de manera anual, de primavera a otoño. Es una planta rastrera y de la cual existen infinidad de variedades. Tiene su origen en America central, aunque hoy en día se cultiva por todo el mundo.

Variedades: Entre las variedades más conocidas se encuentran: El tomate Cherry, el Pera, el de Monserrat, el Raf, de Rama, de Ensalada... Dentro de las variedades encontramos algunas más arbustivas que otras, por lo que el método de trabajo puede diferir ligeramente de unas a otras.

Cuidados: Es una planta que requiere un suelo bastante abonado y bastantes cuidados. Su producción media ronda los 5 a 12 kg/m2. Y se poda dejando uno o dos brotes, es recomendable hacerlo a medida que vaya creciendo para controlar su altura, fortalecer el tallo y el crecimiento de los frutos. También se recomienda atar la tomatera a un tutor (a un palo, o hacer una estructura con caña), para evitar que la planta entre en contacto con el suelo, con lo que aumentamos la aireación, evitando problemas producidos por la humedad, y que el fruto este en contacto con la tierra. Se recomienda un riego constante, el estrés hídrico provoca problemas de agrietamiento del fruto, entre otros. Agradece el abono bien descompuesto y se recomienda el uso del acolchado.

También hay que decir, que al igual que las berenjenas, en las axilas de las ramas (entre el tallo y la rama), le crecen nuevos brotes, los cuales quitaremos cuando hayan crecido un par de centímetros. Estos brotes son ideales para hacer esquejes y sacar una nueva planta.

Enfermedades:
El tomate es una planta que se ve afectada por muchas enfermedades, personalmente, cada año se me presenta alguna diferente. Entre las más típicas se encuentran el pulgón, la araña roja, orugas, hongos como el mildiu y el oidio, la podredumbre apical del fruto (que en su día me trajo de cabeza), el agrietado del fruto, podredumbre del tallo, chancro..., en fin, y unas cuantas más.

Asociación de cultivos: La tomatera, por su ciclo y por buena compatibilidad, se puede decir que se asocia bien con: acelga, apio, ajo, col, cebolla, escarola, lechuga, puerro y zanahorias. Por el contrario, no es recomendable su cultivo con: pepinos, patatas, pimientos y berenjenas.

Marco de plantación: 40cm x 50cm.

Otros datos: La tomatera es un cultivo en el que se acostumbra a hacer plantel, su época de siembra va de marzo a junio aproximadamente, siempre y cuando no haya riesgo de heladas. Hacer plantel es muy sencillo, la temperatura min. de germinación según datos de Jéròme Goust es de 10º, la máxima de 35º y la óptima de 16 a 30. La capacidad germinativa máxima de sus semillas es de unos 4 años y su plazo máximo de germinación es de 16 días. La recolección comenzará unos 60 días después del transplante.
En cuanto a la rotación, no se recomiendan solanáceas ni hortalizas de fruto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada